EN GENERAL...


INIZA surge en la agreste Alpujarra, con su antiquísima y rica historia y sin embargo aún casi sin descubrir para el ciudadano de nuestro tiempo.

El cortijo de la vieja ya se dedicó desde antiguo al cultivo de la vid hasta que en la última década del siglo XIX El viñedo quedó destruido en pocos años debido a la filoxera, y fue sustituido por el olivo y el almendro.

Desde hace unos treinta años, los actuales propietarios han recuperado  en la finca el cultivo del viñedo, que se empleó en este tiempo en la producción de vinos absolutamente artesanales y al que ahora pretendemos dar el esplendor de antaño para ofreceros lo más íntimo de la tierra que amamos.
Subir
Diseño Web Plenummedia